Skip to content

Para que no nos cueste el parque… 1/4

agosto 22, 2014

esteban

Hola Pedro,

Como sabes es recíproco el aprecio. Me hace sentir honrado que alguien como tú note virtudes en mí, creo que no has hablado con las personas que llaman a mi casa o celular haciendo marketing. No les hablo mal, pero me tienta. Es frustrante sentir el asedio de esas llamadas, muchas llegan a nuestra salita en el tiempo más familiar posible. Es complicado bendecirlos y orar por ellos como dice en Mateo 5:44, pero cuando lo hago porque es un mandato, sin proponérmelo comienzo a adquirir un enfoque menos emocional y una comprensión más aguda del problema. Veo de pronto empleados humanos que siguen órdenes, que tienen que pagar préstamos, que tienen hijos que mantener y muchas otras variables. Así comienzo a ser librado de mi naturaleza egoísta y noto una clase de libertad única que no hubiera adquirido si me siento a depender de las emociones o de mis preferencias, o de mis prerrogativas.

Tampoco le pidas opinión sobre mí a los intrépidos motociclistas que hacen mensajería atravesando las entrañas del parque de Las Praderas, en cinco años que llevo caminando allí he tenido que “huir” por mi vida con mi sobrinito en hombros para abrirles paso mientras se pasean dentro descubriendo cada día nuevas formas de desafiar a la máquina, a la gravedad y a los cinco sentidos de abundantes terceros que caminamos entre ellos, a pesar de los letreros indicando que está lógicamente prohibido entrar con motocicletas. Estas personas, ortodoxamente equipadas con las clásicas sandalias de espuma, una gorra y una sonrisa cálida saben tentar bien a las masas, he conversado con más de uno pero no logro mucho.

No hay poder humano que los haga cohibirse de usar esa ruta, lo hacen solo porque es rentable, y solo porque la policía no puede con esta cultura. Cuando veo estas cosas  pienso con frecuencia en los ciclos sociales y en el largo plazo. Gradualmente el acerbo cultural del célebre “cruce de parque”, con una mezcla sostenida de repetición y negligencia no solo produce maestros del C70 que saben montar de espaldas, de pie y acostados sino que también podría  llegar el día en que por la dejadez desaparezcan los letreros que prohíben el ingreso de motocicletas, lo que honestamente no haría mucha diferencia.

Poco después, otro día cualquiera, en una hermosa mañana dominicana, los caminantes de todos los credos, etnias y preferencias que usamos el parque encontraremos a las entradas letreros que prohíben caminar allí. Algo que reza “Prohibido entrar a caminar, solo mensajeros motorizados”. Hay que admitir que sería un proceso muy natural, solo que ausente de razón.

Todo el tiempo elijo mis batallas, ¿para qué derrochar el tiempo de hacer cosas que sí son comparativamente importantes?, pero no he podido evitar tener que llamar a la atención a más de uno de estos corredores del NASCAR en chancletas, con respeto, también con indignación. Soy humano, y si necesitara confirmaciones… miedos, cansancios, faltas propias, dolores y decepciones me lo recuerdan cuando más lo necesito. Pero, es cierto que el evento de mi conversión al cristianismo fue en mí extraordinariamente liberador y marcó el inicio de una nueva forma de vivir, y se formó así, al calor de diferentes hornos el amigo que te habla.  Por esto para ser honesto debo citar al Dios de la Biblia como mi fuente efectiva de significado, consuelo, paz y alegría.

No nací apreciando el valor de todos los seres humanos independientemente de que me decepcionen o no, de que lo merezcan o no, de que yo sienta amar o no,  solo por verme mucho mejor tratado por Dios. Mas bien, como muchacho normal que Gazcueaba en las tardes de los noventas, mi naturaleza se inclinaba mas a llamar a todos a apreciar el valor en mí lo merezca o no, decepcione o no, desee el universo hacerlo o no, a cambio de nada de mí.

No fue el garrote de Colón en mi frente mientras era un cortés cazador-recolector o un agricultor. Se pareció mas bien a escuchar el erizarte llamado a cada fibra cómoda del cuerpo por separado en medio de la vida que llevaba, ese clamor combinado de Padre Las Casas, de Montesinos, de Wedwood y de Wilberforce que nos da una provechosa sacudida mezclada con esperanza a los que hemos vivido en el opio de pensar que no hay retribución, o en la amargura de pensar que no hay descanso. Czeslaw Milosz, premio nobel de Literatura en el 80 hablaba de la idea de la nada al final del túnel como el verdadero opio de las masas, la razón para no tomar en cuenta la lógica moral.  (1)

Entrando más concretamente en nuestra línea de ideas, deberé seguir tu orden para no perdernos. En lo adelante pienso dirigirme a ti, y también a cualquiera de esté interesado en conocer estas siguientes observaciones. Por eso quizás alterne la audiencia al escribir. He citado en rojo tus comentarios para hacer más fácil la lectura. Salen del artículo que publicaste el viernes pasado en tu blog. Seré intencionalmente anecdódico por momentos para ilustrar algunas cosas.

Sobre la citación de la Biblia

“Citar la Biblia o blandirla para autorizar lo que se dice es una simple impertinencia, siempre. Presupone que el interlocutor reconoce la Biblia como un documento del que emana esa autorización, y eso es una burda petición de principio. Es peor cuando el tema a discutirse es precisamente la religión o la Biblia misma, porque utilizar el documento que se pone en tela de juicio para dirimir la cuestión es sencillamente un disparate. Y un disparate que tiene nombre: se llama razonamiento circular”.

Veo que ofreciste una explicación que ilustra mejor lo que mencionaste en tu artículo del jueves 14.  Ahora entiendo que tu problema no es con la Biblia, es con la práctica de crear razonamiento circular. “El libro, o el articulo lo dice” no es la primera razón para creer algo que esté escrito en libro o artículo alguno. Es un principio universal no importa de qué lado está alguien.

Fíjate en el razonamiento circular que podría surgir en poco tiempo entre estudiantes universitarios, he decidido presentarlo como ejemplo por algo que explico más adelante, lo hago además porque sé que podemos debatir ideas con madurez, sin hacer de ningún señalamiento un asunto personal:

 Juan: “Jesús no es ubicable ni en el espacio ni en el tiempo…no existe ni una sola referencia contemporánea a Jesús…”

 Mariela: “¿Cómo lo sabes?”

 Juan: “Porque un artículo que escribió un profesor lo dice”

 Mariela: “¿Por qué el artículo lo dice?

 Juan: Porque “Jesús no es ubicable ni en el espacio ni en el tiempo…no existe ni una sola referencia contemporánea a Jesús…”

 “¿Te parecería o no una estupidez que yo empezara ahora mismo a respaldar mis palabras con citas de Harry Potter? ¿Qué me dirías? Rehusarías, sin duda, aceptar mis citas como válidas para el argumento, y te importaría muy poco que Harry Potter fuera para mí la fuente de toda sabiduría. Sospecho que me ridiculizarías, y estarías en tu derecho, puesto que sería ridículo. De todas formas, y como sé que Ortiz sí considera la Biblia un documento autorizado, se la cité de vuelta. En un debate racional, las ideas deben bastarse a sí mismas y ser juzgadas por su consistencia interna.”

 No te ridiculizaría, prefiero no ser popular. Una cosa diferente que si estoy haciendo a partir de ahora es antagonizar tu idea de la historicidad de Jesús.  Esto me recuerda una tarde de 2004.  Yo llevaba días en medio del trajín de terminar un ensayo para publicar, y aunque tenía mucha presión de mi profesor titular (algo que siempre me hizo bien), debía tomar unos minutos para recrear la mente.

Así que decidí entrar a una página de noticias. Ok, reconozco que no es la mejor opción para recrear la mente pero ese día me encontré con una de las reflexiones más breves y profundas que escuchado, era como dividir un pequeño átomo y no estar preparado para una radiación descabellada. En primera plana estaba una entrevista a Bill Clinton.

Y ya curioseando dentro todo transcurría normal hasta que Dan Rather de “60 minutes” le preguntó a Clinton por qué  hizo lo de Lewinsky. Ahí fue cuando tuve el privilegio existencial de escuchar: “lo hice por la peor razón posible: porque pude hacerlo.” y rápidamente entendí el valor de estas palabras. (2)

 Tu formación y el artículo del 14 de Agosto

Estudiaste el cristianismo, eso le da crédito a tu perfil. Solo que acabo de leer de nuevo el artículo del jueves 14 y  aun no veo que hay un manejo de la información que ahora me informas que conoces, no hay una descripción objetiva del cristianismo. Tu ensayo no es fundamentalmente dialéctico y objetivo, es fundamentalmente elocuente. Fue el estilo que nos informaste que habías elegido, actuar un conflicto de argumentos y concluir como esperabas. Recuerda que dijiste que usabas la lógica de Ortiz para demostrar que no es sostenible a la hora de él también concluir.

De la misma forma que el estudio citado en su carta le permite a Ortiz generalizar sobre el homosexual y derivar juicios y reconvenciones, me siento yo, también respaldado por estudios, capaz de generalizar sobre los evangélicos y descartarlos sumariamente como voces relevantes de un debate moderno sobre moralidad y ética” (Artículo del 14 de Agosto, Acento)

Y aun así en tu artículo del viernes 15 (o sábado 16 dependiendo del medio en que fue publicado: tu blog o Acento) usas esas estadísticas para sacar conclusiones sobre los cristianos, justo lo que señalas de Ortiz.

 ” ¿Que podría estar equivocado? Claro que sí: demuéstrame con buenos argumentos y evidencia en qué y cómo, y sopesaré mi respuesta.”

Puedes estar equivocado como dices, yo también. Solo que mis observaciones del día 15 sobre la pertinencia y coherencia del cristianismo siguen vigentes. Tus observaciones no son solidas amigo. De esto deseo ampliar.

 Cristo en el tiempo y en el espacio, fuentes contemporáneas

“Sabes perfectamente bien que Jesús no es ubicable ni en el espacio ni en el tiempo, y que ese es uno de los grandes problemas de la historiografía cristiana. No existe ni una sola referencia contemporánea a Jesús

Me detuve un rato cuando leí esta afirmación para entender por qué es que esta visión todavía se maneja a veces como si fuera el consenso científico. Esa ya no es la visión ni siquiera de la mayoría de los académicos escépticos y de los ateos. No es que alguien no publique su interpretación antagónica original de todo lo disponible hoy en día en esa materia. De hecho, es algo necesario que tiene valor. Pero por razones concretas y aceptadas hace mucho que no hay que tener fe para ubicar a Cristo en Jerusalén en el primer siglo.

1. El contexto de hoy

En los setenta, Rudolf Bultmann y Karl Barth tenían prácticamente la hegemonía del campo de la historicidad de Jesús, y sin avances científicos significativos que los impulsaran por lo menos a ser más conservadores continuaron la visión de D. Strauss, de 1835.

Una postura de más o menos 140 años de antigüedad en ese momento. La escuela de David Strauss proponía rechazar la veracidad histórica total los evangelios básicamente porque, sacando las enseñanzas e historia, mencionan “milagros”, y en segundo lugar por falta de información complementaria, que estadísticamente significa falta de más investigación.

El problema, por lo que nunca algo deja de estudiarse, es que una de las posibles causas por las que no lo comprendemos mejor es  que ignoramos su naturaleza. Claro que con esto también se puede manipular no importa el grupo al que alguien pertenezca. Así que hasta más o menos los setenta había la resignación de al menos conservar al “Jesús de la fe, que es lo importante” en palabras de Bultmann.

Pero hace más de tres décadas que las cosas han ido dando un giro muy diferente con el crecimiento exponencial del número de personas investigando en todo el mundo y del conocimiento en cristología, herméutica, filología e historiografía. Hay tanto camino recorrido que las discusiones de la amplia mayoría ya no giran alrededor de la posibilidad de un Cristo histórico. Ahora se investigan los eventos, ya aceptan que la persona estuvo en ese espacio y tiempo, y gradualmente se suman los eventos comprobables. Al punto de contar con declaraciones tan inesperadas como la de E.P. Sanders rezando ya en el 1993:

“…tenemos una buena idea de lo que fueron las líneas principales de su ministerio y su mensaje. Sabemos quién era, qué hizo, qué enseñó, y por qué murió…la posición dominante hoy (entre los académicos) parece ser que podemos saber muy bien cuál fue la misión de Jesús, que podemos saber mucho sobre lo que dijo, y que esas dos cosas hacen sentido en el mundo del judaísmo del primer siglo.” (3)

2. La forma fácil de ver rápido qué ha pasado con la historicidad de Jesús

Hay una forma simple de explicarlo prácticamente para la audiencia: si CNN en el Siglo XXI enseña de un Jesús ubicado académicamente en el tiempo y en el espacio del relato bíblico ya le toca a quien que sea escéptico sobre esto, por lo menos ser conservador en su opinión. Claro que estas multinacionales no son palabra de Dios, las menciono como indicadores.

Justo el pasado sábado 16 en la tarde CNN En Español, la principal cadena noticiosa de Latinoamérica, transmitía un documental titulado “After Jesus: The first christians”. Este documental lo produjo CNN (Madre) en 2006 para explicar los últimos eventos históricos en la vida de Jesús y presentar además los primeros siglos de cristianismo.

Puedo objetar algunos elementos del material pero en general es un referente en el área. Si alguien quiere saber sin prejuicios “pro Jesús” qué piensa el sector más crítico dentro del grupo de académicos de mayor crédito (mainstream science) sobre Jesús ubicado en el tiempo y el espacio, vaya a un reportaje hecho por un noticiero, porque su capital para comenzar es (debe ser) la credibilidad, luego busque que se haya consagrado por décadas como un noticiero liberal.

Es una locura que hayan noticieros conservadores y noticieros liberales, solo informa que favorecen además una cosmovisión u otra, pero es un comentario al margen. Luego sumémosle que sea el más importante del mundo junto con la BBC. Los niveles de dificultad siguen elevándose, ningún experto invitado a participar en el documental era evangélico. Algo que el mundo cristiano notó con extrañeza. (4)

CNN dijo en su cable de prensa para la ocasión que habían reunido las autoridades más renombradas en materia de la Iglesia Antigua. De este grupo el anfitrión más notable fue Bart Ehrman, profesor en la Universidad de Carolina del Norte.  Un especialista de clase mundial que no es cristiano. De más está decirles que el documental presenta a un Jesús histórico caminando en el Israel del primer siglo.

Pueden pedir el material a su compañía de cable. Ese es un indicador práctico, mi punto no es que CNN lo hace todo bien. Aunque creo que hacen un trabajo muy útil. La pregunta retórica sería ¿por qué CNN cree en un Jesús ubicable en el espacio y en el tiempo justo en donde la Biblia lo ubica?

3.0 La forma tradicional de discutirlo

Ya en materia más tradicional, les sumo un elemento que aterriza aun más simplemente a Cristo en el tiempo y en el espacio: en materia de historiografía antigua, críticos no cristianos del mainstream science (ej. Bart Ehrman) no consideran las referencias existentes externas a la Biblia y relativas a la persona Jesús como la única fuente de crédito para entender el Jesús histórico. Sino que también usan a Pablo de Tarso. Más adelante en este artículo hablo sobre esto.

Las fuentes aceptables extra bíblicas de Jesús no son un problema hoy día, de hecho se reconocen casi universalmente. Para un rango desde cero hasta 150 años de distancia, se tienen más referencias a Jesús, que a Tiberio Cesar, el emperador romano durante los tiempos del ministerio de Jesús. Les explico más abajo.

3.1 Fuentes

¿Qué es fuente cercana en historiografía antigua?

1. El caso de Alejandro Magno (356aC-323aC)

Simplifica las cosas que hayas usado en tu artículo del 14 una referencia a Alejandro Magno, en quién crees. Yo también creo en Alejandro, pero tenemos muchas más razones para creer en Jesús que en Alejandro.

Tuve que sumergirme hace año y medio en Plutarco, Ariano y Josefo para poder escribir una parte de una novela que estoy en el proceso de publicar en estos meses, dedico varios capítulos a las campañas de Alejandro y sus falanges por Levante.  Hago arquitectura amigo, pero también me apasiona escribir.

El primer problema que tenemos los que hemos necesitado verificar la historicidad de Alejandro Magno es que Plutarco y Ariano son las fuentes de más crédito (y prácticamente las únicas) en lo que a historiografía se refiere. Plutarco escribió sobre Alejandro más de 400 años después de la muerte de Alejandro, con Ariano pasa igual, mas de 400 años.

Plutarco además, cerca del año 100 después de Cristo, dice que Alejandro nació de una madre Virgen, que Zeus la visitó mientras dormía. (4B) Esos son milagros, como los que narran los evangelistas, y nadie deja de creer en la historicidad textual de Alejandro porque su historia contiene milagros.

2. El caso de Tiberio Cesar (42aC -37AD)

Fue el emperador romano en tiempos del ministerio de Jesús, aunque aparece en las crónicas de Josefo, sus fuentes más importantes son Dion Casio, Suetonio y Tácito, cada uno respectivamente nació 118, 33 y 18 años después de la muerte de Tiberio. Dion Casio escribió sobre Tiberio 180 años después, Suetonio 85, y Tácito 80 años después.

3. La Odisea y la Ilíada

El manuscrito completo más antiguo que existe de la Odisea es del siglo X u XI (5) ,  y los académicos creen que fue escrita cerca el final del siglo XVIII aC. (6): 18 siglos de distancia para la Odisea. Para la Ilíada entre 8 y 16 siglos entre los manuscritos mejores preservados.  No puedo afirmar que Troya es un mito solo por esto, aunque pudiera serlo. Aun así estos libros tienen referencias aceptadas, usadas para completar brechas de la historia antigua.

Si haces un cotejo de las distancias en años entre personajes notorios de la antigüedad y sus fuentes vas a ver por qué mainstream science, liberal y crítica, considera períodos de hasta 100 años como muy confiables. Un plazo que el cristianismo no agota entre sus fuentes extra bíblicas.

3.2 Fuentes  contemporáneas para Jesucristo (4aC-30AD)

Les voy a resumir lo que es ya hace mucho es de dominio público, muchos de estos datos están transcritos incluso en internet. Son las fuentes sobre Jesús del tiempo histórico en que vivió, el Imperio Romano del primer siglo, veremos autores que nacieron tan temprano como 37aC y otros posteriores a la crucifixión.  Todos nacidos menos de noventa años luego de la crucifixión.

Los autores contemporáneos posteriores a la crucifixión se aceptan académicamente por un razonamiento sencillo: sino lo hacemos solo por eso, hoy no podríamos aceptar que alguien de mi edad escriba sobre las guerras Napoleónicas habiendo yo nacido 175 años después. Podemos hacer una lista larga de personajes de la antigüedad, que al igual que Tiberio y Alejandro, hoy dependen extraordinariamente de cronistas nacidos después de sus muertes.

3.3 Un poco más de contexto

El desafío de historicidad que tienen todos los personajes del primer siglo en el Imperio Romano medido en cantidad de testigos de la época que además registren por escrito los eventos de sus conocidos o incluso de  personas ilustres es inmenso. W. V. Harris nos dice que el analfabetismo en el Imperio del primer siglo era del 90%. (8)

Tiberio y Jesús en Historiografía

A pesar de esto, en el período de 150 años a partir de la crucifixión, entre el 30AD y el 180AD, hay mas referencias totales a Jesús que a Tiberio. (4C) Esta ventana de tiempo es importante porque el cristianismo era un grupo marginado en ese período. No tenia poder político o económico. Para el 2004 las referencias totales conocidas para Jesús antes del 180 AD se estimaban en 45, las de Tiberio eran 9. (4C) Esto es interesante porque hablamos del emperador romano y de un carpintero Judío.

En las 45 referencias a Jesús para este período, los académicos incluyen a Phlegon, Thallus y a Mara bar Serapion. Pero les hago la salvedad de que tienen elementos de contenido y de contexto que se debaten. En esta lista están además los 9 autores del Nuevo Testamento, pues para la academia, las fechas de todos los libros son todas anteriores al fin del primer siglo. 20 son escritores cristianos.

Si excluimos a los nueve autores del NT y a los 20 cristianos porque ellos eran del mundo cristiano, no veo como podríamos considerar autores romanos que creían que Cesar era Dios. Pero hagamos el ejercicio, quitamos de la lista 29 escritores cristianos y además a Phlegon, Thallus y de Mara bar Serapion. Todavía tenemos cuatro escritores heréticos y 6 seculares, o sea que nos quedamos con 10. La referencia es que la persona más poderosa de la Tierra entre el 14 y el 37AD tiene 9 fuentes, algunos señalan que es posible elevarlo a 12 (4D).

John Remsburg dice que habían solo 33 escritores en todo el Imperio Romano del primer siglo. Otros piensan que el numero pudo haber llegado a 60. Esa era la cuota de todo el mundo Greco-Romano. (9) De esos 33 o 60 aun debemos excluir a los que no son cronistas.

Te voy a confirmar el siguiente dato más adelante, sino me equivoco para el censo del 70aC. ya el Imperio tenía de 55 a 60 millones de habitantes. Si consideramos esto, solo sabían escribir 6 millones de personas, y habían  1 o 2 escritores publicando por cada 1.8 millones de personas.

3.4 Fuentes sobre Cristo

Habiendo resumido conceptos y contextos que son importantes para tener una visión mas informada, les quiero en listar las fuentes y su contenido. Pedro, en tu artículo dices:

“No existe ni una sola referencia contemporánea a Jesús, ni a los eventos mágicos y extraordinarios narrados en los evangelios… excepto por un párrafo de Flavio Josefo, demostradamente falsificado por Eusebio.”

“Lo siento, Jesús, pero el Jesús de los evangelios no aparece en ninguna referencia independiente, y no podría ser de otra manera, porque se trata de un personaje mítico, literario, alegórico, que ciertas sectas gnósticas de judíos helenizados, probablemente de Alejandría, y de inclinación literalista, erróneamente interpretaron como histórico.”

Como ves, eso no es correcto Pedro. Si llegas a cambiar de opinión, siempre hay espacio para admitir un error en la agenda de un escritor.

1. Flavio Josefo (37aC-100AD):

Tenía 67 años cuando la crucifixión tuvo lugar. Aunque historiográficamente mainstream science no necesita a Josefo como fuente para Jesús, por otro deben saber que la disputa no es sobre si es cierto que Josefo escribió o no de Jesús o de su contexto como lo narran los evangelios y el libro de los Hechos. Josefo, aparte de mencionar en dos ocasiones a Jesús en los capítulos 18 y 20 de Antigüedades respectivamente, nos da gran cantidad de datos fidedignos sobre personajes bíblicos como Herodes, Festo y Pilato y sobre la ocupación romana en Jerusalén, entre otros numerosísimos datos de contexto.

Uno de los dos testimonios que Josefo da de Cristo es el llamado Testimonium Flavianum , y tiene señales de haber sido alterado, pero no sé si han podido ver los Journals o visitado las páginas oficiales de las personas a cargo de estos temas para entender qué significa y qué no significa esto.

En los manuscritos conservados hay fragmentos específicos del Testimonium Flavianum (10) , en los que existen marcas visibles de alteración. Un ejemplo de esto es el fragmento : “(era) un hombre sabio, si es que es justo llamarlo un hombre…” (11)

Estas alteraciones de escribas medievales al Testimonium, según los especialistas, son tan obvias y reincidentes en los manuscritos, que se pueden restar y así hacer apreciable el texto original. (13)

Hoy en día hay un consenso prácticamente unánime en reconocer como valido ese núcleo original del Testimonium Flavianum. (12)

El Dr. James Tabor, escéptico y crítico, tanto así que fue el consultor para la producción escéptica de 2007 “La tumba perdida de Jesús”,  y autor además del libro del mismo corte “El Descubrimiento de Jesús”,  indica que sacando los fragmentos sospechosos el Testimonium suena así:

“En este tiempo (época de Pilato, ver texto que precede) estaba Jesús, un hombre sabio, porque era hacedor de maravillas. Atrajo a muchos hacia él. Cuando Pilato, ante la sugerencia de los principales hombres entre nosotros, lo había condenado a la cruz, aquellos que lo amaron desde el principio no lo abandonaron (quizás es una referencia a María su madre y a Juan)…” (13)

Aparte de esta importante aclaración, les voy a citar otra mención de Josefo, una que no tiene fragmentos en disputa por mainstream science. Richard Bauckham dice de ella: “la amplia mayoría lo considera auténtico” (14) Louis Feldman también dice que la autenticidad de este siguiente pasaje de Josefo en el que se habla de Santiago ha sido “aceptada casi universalmente” (15) :

“Festo estaba ahora muerto (16) , y Albino fue puesto sobre la vía (fue hecho Procurador/Gobernador Romano); así que él (Ananus el nuevo sumo sacerdote entonces) reunió el sanedrín de los jueces, y trajo frente a ellos al hermano de Jesús, quien era llamado Cristo, cuyo nombre era Santiago, y otros más de su grupo; y cuando él (Ananus) había formado una acusación contra ellos como quebrantadores de la ley, los entregó para que fueran apedreados…” . (17) Según los académicos usó ese calificativo, Cristo, para diferenciarlo de otros aprox. 20 Jesús de quien Josefo escribió también.  

2. Cornelio Tácito

Senador romano nacido 25 años después de la crucifixión de Cristo. Recuerden la relación con Tiberio, Alejandro, Omero, etc. Tácito es considerado uno de los más grandes historiadores romanos. Esta es su descripción de lo que sucedió después de que Nerón incendió a Roma en el 64AD:

“Nerón culpó e infligió las más exquisitas torturas a una clase odiada por sus abominaciones llamada popularmente Cristianos. Cristo, de quien el nombre tuvo su origen, sufrió la “pena extrema” (La crucifixión) durante el reino de Tiberio, a mano de uno de nuestros procuradores, Poncio Pilato, la más maliciosa superstición, así tildada al momento. De nuevo (porque ya antes de Jesús habían habido levantamientos) se abrió paso no solo en Judea, la primera fuente de maldad, sino que también en Roma, en donde todas las cosas horrorosas y vergonzosas de todas partes del mundo encuentran su centro y se hacen populares.” (18)

3. Suetonio

Biógrafo y bibliotecario romano, nacido 39 años después de la crucifixión. Fue oficial de la corte en los reinados de Trajano y Adriano. Entre otros datos, él fue una fuente para Shakespeare cuando este escribió su tragedia “Julio Cesar”. Debajo Suetonio describe el momento en que Claudio expulsó a  judíos y cristianos de Roma  en el 50AD aproximadamente, la expulsión incluía cristianos porque eran parte del problema, los alborotos se causaron a raíz de las enseñanzas cristianas en las sinagogas judías de la diáspora. Era una práctica de algunos historiadores inicialmente, llamar “Judíos” a todos.

“…expulsados los judíos de Roma, que estaban continuamente haciendo disturbios, Chrestus siendo su líder…” (19)

Este original dice “Chrestus”. Algunos críticos señalan con razón que “Chrestus” no es precisamente “Christos”, que significa el “ungido”. Aunque tienen una raíz común en latín, Chrestus tiene estos significados: “esclavo, bueno o justo(18B), y se lo relacionaba con “deidades, oráculos, filósofos, sacerdotes, oligarcas, ciudadanos valiosos, esclavos, héroes, difuntos. Muy importante…se usaba para nombrar “Santos Perfeccionados“”. (18B)

Ahora bien, si usamos la connotación de “esclavo” del rango que tenemos, entonces hay que explicar ¿qué esclavo fue el líder de judíos y cristianos cuando Claudio los expulsó (Hechos 18: 1) en tiempo de Galio el Procónsul de Acaya (Hechos 18:12)?, la Inscripción de Delfos-Acaya ubica la administración de Galio en un periodo entre el 50 y el 54AD. Las otras dos expulsiones de judíos que se conocen son del 139aC y del 19AD. Por esto es que hay buen consenso en aceptar esta cita. Además, la palabra Chrestus tiene un rango de connotaciones distinguidas y comparte la misma raíz que Christos.

Dio Casio (155AD) ofrece contexto cronológico que ubica en el 41AD disturbios que menciona hubo entre los “judíos”, por los que no fueron expulsados finalmente en el tiempo del evento que narra. Orosio registra una expulsión en la época, aunque ya después del año 300.

Este mismo Suetonio, además, en el capítulo 16 de su compendio “Vida de los 12 cesares” (18D) , en coincidencia con Tácito menciona que “los cristianos” fueron castigados por Nerón luego del incendio en el 64AD.  Hay que preguntarse qué hacia este grupo con este nombre en Roma, por qué eran considerados extranjeros de Judea, vinculados a los judíos, etc.

4. Plinio el Joven

Abogado, autor y magistrado romano. Nació 31 años después de la crucifixión. Plinio le escribe a Trajano ampliamente pidiendo consejo sobre cómo lidiar con los cristianos que se negaban a reverenciar la imagen del Cesar. Y describe luego, entre otras cosas, que los cristianos se reúnen regularmente a cantar himnos a “Cristo“como si fuera Dios” (20)

“Quien puede mejor que tú (habla de Trajano) ofrecer guianza ante mi duda o informar mi ignorancia. Nunca he participado en juicios de cristianos.” (20)

“…con la costumbre de reunirse un día fijo antes del amanecer y cantar animadamente un himno a Cristo como a un Dios, y a comprometerse por juramento, no a cometer algún crimen, sino a no cometer fraudes, robo o adulterio, a ser confiables, a no negarse a devolver un bien cuando sean llamados para hacerlo.” (20)

5. Luciano de Samosata

Luciano de Samosata, nacido 95 años después, no siendo amistoso al cristianismo dejó también su testimonio sobre Cristo y los cristianos en la sátira “El Paso de Peregrino”:

“Los cristianos, ya saben, adoran a un hombre hasta el día de hoy, el distinguido personaje que les dio sus ritos nobles, y que fue crucificado. Ya ven, criaturas mal orientadas…” (21) (21B)

6.0 Pablo de Tarso

Nació aprox. 25 años antes de la crucifixión, 5AD. Como les decía al inicio de esta sección en la que ubicamos a Jesús en el tiempo y el espacio, además de las fuentes extra bíblicas mencionadas,  Pablo es una fuente usada y aceptada académicamente por escépticos, críticos y ateos que solo suma a todo esto. Quiero presentarles estos datos que ya hace tiempo son de dominio público y que Gary Habermas en muchas ocasiones ha contribuido a difundir.

6.1 ¿Por qué Pablo?

Les voy a dar un indicador: Se dice chistosamente que Anthony Flew, antes de creer en Dios fue el Richard Dawkins antes de Richard Dawkins. Murió en 2010. Era un erudito que perteneció a las escuelas de pensamiento analítica y evidencialista, y fue profesor de Oxford, Aberdeem, Keel, Reading y York desde su área de experticio siendo ateo: La Filosofía de la Religión.

Siendo ateo, Flew como autoridad mundial en el tema, junto con el consenso de la mayoría de sus colegas,  consideraba a Pablo, conociendo todo lo que hay  disponible de él, un académico antiguo de crédito. Ver tiempo 11:27 ref 22 (22). Es así porque su nivel de escolaridad es fácil de notar al análisis filológico de una carta como la de Romanos por ejemplo, y luego complementarlo con la información disponible sobre su rigurosa educación, salida de su propio testimonio y del conocimiento del contexto histórico.

Eso significa que ellos confían en que Pablo verifica sus fuentes, reporta fidedignamente, que era parte del mundo judío, que visitaba Jerusalén antes y después de la crucifixión, y que tuvo acceso a los personajes, y a la información.

6.2 Los escritos de Pablo

La vasta mayoría de los académicos reputados de hoy, aquellos que son específicamente críticos, ateos y escépticos, acepta sin objeciones la autoridad y originalidad de 6 a 8 de las 13 cartas paulinas. En esa posición están personalidades escépticas como Bart Ehrman y G. A. Wells.

Aceptan como documentos originales y autoritativos de Pablo las cartas que conocemos como: Romanos, 1 Corintios, 2 Corintios, Gálatas, Filipenses, Filemón, y 1 Tesalonicenses.

Más específicamente se acepta hace mucho que el reporte que Pablo recoge sobre la muerte, sepultura y resurrección de Jesús  data de aprox. 35AD (23) , o cinco años después de la crucifixión.  En el 51 o 52AD Pablo escribió a los cristianos de Corinto, según registra 1Co 15:3, ofreciéndoles datos que adquirió, previamente.

“…les entregué en primer lugar lo mismo que recibí: que “Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día…”” 1Co15:3

¿”lo mismo que recibí”?

Sabemos que Pablo tuvo una reunión con los discípulos en Jerusalén en la que permaneció 15 días con Pedro, lo dice en su carta a los Gálatas 1:18, que ya sabemos que es una fuente de autoridad porque está en la lista de cartas aceptadas como claramente originales y de valor académico (23B) . Esta reunión se ha datado entre el 35 y el 37AD. (23C) Y fue la primera reunión que registra de esta naturaleza desde su conversión en el 34AD.

Así que los fundamentos que Pablo recibió de la fe cristiana podrían ser incluso anteriores, pero conservando el registro que él hace  en su reunión con Pedro en Jerusalén alrededor del 35AD (23) , se afirma que pablo escuchó el relato de la crucifixión, muerte y resurrección de cinco a siete años después de que ocurrió.  Se piensa que el fragmento citado era una especie de credo rítmico a juzgar por la métrica en el original.  Lo que indica que cuando Pablo lo aprendió, probablemente ya era popular.

Después de lo que vimos al principio, podrán entender que 5 años es un rango excelente para la historiografía contemporánea.  Sumando a Plinio, Josefo, Tácito, Suetonio y Luciano. De nuevo, es un privilegio que Alejandro Magno no tiene.

Resúmen

Hasta ahora hemos visto fuentes que el consenso de los académicos aceptan para tener referencias históricas de Jesús. Estas fuentes son de origen romano, judío, y en el caso explicado de Pablo, cristiano.

Otras fuentes para Jesús

Es importante conocer estas otras fuentes que siguen. Las incluyo porque, a pesar de no contar con la toda la claridad de las demás en términos de origen y contenido, mantienen suficientes elementos dignos de considerar igualmente. O sea, hasta que se descubran complementos que arrojen más claridad en alguna dirección, hace falta fe para no considerarlas en absoluto.

7. Mara bar Serapión

Filósofo estoico Sirio. Se estima que escribió una carta a su hijo llamada “Carta de Mara bar Serapion” por el año 73, o sea 43 años después de la crucifixión. Hay peritos que opinan que también pudo haberse escrito mucho mas tarde. Mara menciona:

“…O los Judíos, por la ejecución de su Sabio Rey, viendo que desde ese mismo momento su reino les fue quitado?” (23C)

8. Phlegón de Tralles

Historiador griego del S. II. Pertenecía a la corte de Adriano. Reporta desde Bitinia, hoy Turquía, que un día del año 4 de la Olimpiada 202 (29AD), hubo un eclipse a la hora sexta del día (12:00) y “se veían las estrellas del cielo”. Además un terremoto. (24)

“En el año cuatro de la Olimpiada 202, un eclipse de sol tuvo lugar, más grande que cualquiera que haya pasado antes. A la hora sexta (12:00m) el día se hizo una noche oscura, se veían las estrellas en el cielo, y un terremoto en Bitinia hizo caer muchos edificios de la ciudad de Nicea (hoy Turquía).” (Libro No. 13)

9. Thallus

Historiador griego que se calcula escribió un reporte 20 años después de la crucifixión. Eso significa que Thallus era adulto en el 50AD. La crucifixión se ubica en el 30AD

Syncellus (800AD) presenta esta cita de Africanus (220AD):

En todo el mundo cayó una oscuridad tenebrosa, y las rocas se desgarraron por un terremoto, y muchos lugares en Judea y otros distritos se derrumbaron. Thallus en el tercer libro de su Historia llama a esta oscuridad, sin razón según me parece, un eclipse de sol. Porque los hebreos celebran la pascua en el decimo cuarto día de acuerdo a la luna, y la pasión de nuestro Salvador (Africanus era cristiano) es el día antes de la Pascua; pero un eclipse de sol tiene lugar solamente cuando la luna viene bajo el sol. (25)

Consenso general

Gary Habermas es una autoridad mundial en el estudio académico de la resurrección de Cristo. En 2003 sostuvo un significativo debate con Anthony Flew que contribuyó a que este último reconsiderara puntos importantes que llevaba años sosteniendo. Teniendo a Habermas como fuente, debajo te enlisto cual es el consenso de los expertos, cristianos o no,  en cristología, teología, filosofía, hermenéutica, filología e historia relacionados al área:

  1. Jesús murió por crucifixión
  2. Fue sepultado
  3. Su muerte causó que los discípulos de desesperaran y perdieran esperanza
  4. La tumba estaba vacía: Es, de todo el consenso lo mas debatido
  5. Los discípulos tuvieron experiencias que pensaron eran apariciones literales de Jesús resucitado
  6. Los discípulos fueron transformados de escépticos a proclamadores valientes
  7. La resurrección era el mensaje central.
  8. Predicaban el mensaje de la resurrección de Jesús en Jerusalén.
  9. La iglesia nació y creció
  10. Judíos ortodoxos que creyeron en Jesús hicieron del domingo su día de adoración principal.
  11. Santiago se convirtió a la fe cuando vio a Jesús resucitado. Era un escéptico de dentro.
  12. Pablo se convirtió a la fe. Era un escéptico de fuera. (26) (26B)

“La bibliografía está ahí… pero el problema con los creyentes indoctrinados es que no sacan el hocico de la Biblia ni de las páginas de los apologistas. Viven en el cerrado mundo de los que creen lo que creen porque creen. Yo consumí esa literatura también, pero la redondeé con lo que tenían que decir otros estudiosos, no comprometidos a priori con una ideología.”                                                                    IR A SIGUIENTE PARTE

Anuncios

From → Categoría

Dejar un comentario

Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: