Skip to content

Querido Pedro Cabiya

agosto 15, 2014

Querido Pedro,

Aunque conozco también a José Alberto, aun no he leído los artículos a que haces referencia. Sí los he oído mencionar. De todas formas me sentí motivado a escribirte por una razón muy básica que tiene que ver directamente con tu artículo: a pesar de que dejas claro que tus conclusiones más álgidas sobre nosotros los cristianos son hiperbólicas, y que las presentas como el resultado de usar la línea de argumentación de José Alberto y demostrar así grietas que ves en su silogismo, a pesar de esto que entiendo bien, no vi un tratamiento objetivo del Cristianismo o de los cristianos entre tus planteamientos. En eso deseo poner mi atención porque a todos nos beneficia la claridad.

Creo que gente cuestionadora como tú hace falta en nuestro país, solo que yo personalmente esperaba mucho más agudeza de ti en ese artículo de ayer. Sobre todo porque conocí de primera mano, mientras coincidimos en UNIBE, la capacidad que tienes de emprender nuevos rumbos rompiendo la inercia de viejos esquemas de pensamiento, y lo valoro porque eso es algo que persigo también.  Teniendo como referencia tu punzante y célebre llamado de atención a la clase media dominicana en las líneas de un artículo anterior, me quedé esperando ver cómo en este otro caso cumplías la meta que trazaste al inicio, esa de “mi vocación pedagógica es más fuerte que mis prejuicios y heme aquí, escribiendo una breve respuesta que busca esclarecer el debate para beneficio de mis lectores”. Pero al final quedó en gran medida el humo de miles de disparos personales al carácter de un ser humano que creo no conoces y al Cristianismo que no veo de qué forma objetiva e informada lo estas presentando.

No me malinterpretes, hubiera sido muy valioso ver una visión antagónica a la de José Alberto, eso solo enriquece el debate y nos motiva a todos a encontrar verdad. Pero todo se volvió, parece, una visión antagónica a la existencia de José Alberto. Un rechazo que parece dogmático y airado hacia el dogmatismo que ves en Ortiz.

La academia y la razón

En segundo lugar, te lo digo con aprecio, no sé si fue tu intención, pero la idea implícita de que la academia y la razón le pertenecen solo a hombres y mujeres que no creen en Dios es algo ingenuo, arrogante y peligroso que defienden grupos extremistas de los que no creo que seas parte. Podemos hablar largo un día en UNIBE sobre esto. Francis Colins, gran cristiano, científico, exdirector del Proyecto del Genoma Humano por nueve años, por citar uno de innumerables ejemplos, no estaría de acuerdo contigo si dices que las “creencias” de un cristiano  “chocan y se vuelven polvo contra el aparto cientifico.”

El Cristianismo

Inicialmente veo que señalas el Cristianismo, o sea, el Nuevo Testamento, como algo mágico, contrario a la razón y al desarrollo, ¿esto significa que conoces el Nuevo Testamento, su contexto y sus efectos en las sociedades, y que tu conclusión es precisamente esa?   Francamente da trabajo solo comenzar a enlistar las razones por las que estos entendidos son tan profundamente errados. Tus lectores, y yo soy uno de ellos, debemos tener en cuenta algunos datos muy fundamentales. Los cristianos seguimos las enseñanzas de una persona ubicable académicamente en el tiempo y el espacio que, juzgando por la dimensión incomparablemente liberadora de su filosofía, es consecuentemente incomparable.

Si lo vas a ver como un ser humano, sería un suicidio académico negar que por los métodos científicos convencionales Jesús es el ser humano más influyente que jamás haya existido.  ¿Te imaginas tomar las enseñanzas que cambiaron y potenciaron el curso completo de la humanidad por 2014 años y ahora igualarlas en una discusión a una conducta sexual como si fueran cosas comparables en términos de trascendencia e impacto?  ¿Por qué seguir cayendo ahí? esa es la clase de simplismo que muchos adjudican a algunos cristianos. Las enseñanzas de Jesús (a pesar de los malos representantes, no sabemos si genuinamente cristianos o no) formaron, transformaron y mantuvieron Occidente en todas sus aristas trascendentes produciendo entre otras cosas la visión de los derechos humanos contemporánea y el concepto del progreso socio-económico y científico en favor de todos.

Escucha a Jurgen Habermas, ateo, ya lo he citado antes en otros contextos:

“El Cristianismo ha fungido como algo más que sólo un precursor o catalizador de los tiempos actuales.  La igualdad de todos, de donde surgen los ideales de libertad y solidaridad colectiva, la forma de vida libre de servidumbre, la consciencia moral de los individuos,  los derechos humanos y la democracia, son un legado directo de la ética judía de justicia y la ética cristiana del amor. Este legado, sustancialmente preservado, ha sido retomado y reinterpretado continuamente. Al día de hoy no hay otras alternativas (comparables). Y a la luz de los desafíos actuales, debemos sostenernos ahora, como en el pasado, de esta sustancia. Todo lo demás sería un vago discurso postmoderno.” (Jürgen Habermas – “Time of Transitions“, Polity Press, 2006, pp. 150-151, translation of an interview from 1999).

Los diferentes renacimientos científicos y culturales desde Carlo Magno hasta el mismo Renacimiento Italiano fueron emprendimientos cristianos, el concepto de la educación de las masas también (ej. Cathedral Schools en tierra firme, las reformas de Thomas y Margaret More en Inglaterra). Jesús dio un marco moral y buenas razones para seguir este marco en pro de mantener una relación liberadora con Dios, luego viene el desarrollo. Puedes consultar la ética del trabajo de Weber, o más recientemente los escritos sobre la filosofía de la libertad de Os Guinness.

Escucha la visión de África de Matthew Parris, periodista británico, homosexual y ateo:

” Los que quieren que África camine con la cabeza alta en el siglo XXI deberían pensar que los medios materiales y lo que llamamos el desarrollo, no efectuarán el cambio por sí mismos. Primero, hay que suplantar todo un sistema de creencias. Un África sin cristianismo dejará el continente a merced de la nefasta fusión entre Nike, el hechicero, el teléfono móvil y el machete”. Ir a fuente

Hoy en día, te aseguro que nadie financiaría el desarrollo científico solo por tratarse de desarrollo científico, ya vimos lo que la Alemania Nazi hizo combinando tecnología con nihilismo, testigos presenciales y escritores como Elie Wiesel  y Primo Levy tienen inborrables vivencias que contarnos sobre esto. Todo el mundo en su sano juicio, de cualquier bando, apoya la investigación y la educación porque entiende que habrán “beneficiarios”, o sea, a esto se le dará un uso ulteriormente moral. Einstein decía “Puedes hablar de un origen ético de la ciencia, pero no puedes hablar de un origen científico de la ética.” Ir a fuente

Bertrand Russel, lo conoces, ateo, hablando del Cristianismo, preocupado por nuestra falta de capacidad para convivir con los entonces avances tecnológicos/bélicos de la postguerra:

“Desde hace mucho la Religión ha ensenado que es nuestro deber amar a nuestro vecino y desear la felicidad de otros, pero en el nuevo mundo, esta actitud/sentimiento amable hacia otros no será solo un deber moral,  sino una condición indispensable para la supervivencia.” Ir a fuente

Faltas históricas

Por otro lado, los invito a buscar en los textos bíblicos cristianos cuales son las enseñanzas que justifican los asesinatos a personas ilustres solo porque no piensan igual, o que justifican las Cruzadas, la Inquisición, las Guerras de la Religión entre Francia, Inglaterra y España, la pedofilia, el afán por dinero o poder de muchos líderes evangélicos y todas las demás locuras hechas en nombre del Cristianismo. Se darían cuenta de que el Cristianismo condena todo eso, y que los individuos que hacen estas cosas desde las iglesias lo hacen en contra de sus fundamentos, si es que realmente son cristianos.

La esclavitud y el Cristianismo

Pablo, autor de gran parte del Nuevo Testamento, en versos muy puntuales explicaba a su audiencia de qué forma esclavos y libres debian vivir su relación con Dios y con las demás personas bajo el sistema romano de esclavitud como algo que los cristianos aun no tenían el poder de cambiar siendo una minoría perseguida prácticamente hasta los tiempos de Constantino en el Siglo IV. Sin embargo, como redunda en sus cartas, todos debían considerarse del mismo valor intriseco sin importar condición (1Co12:13, Galatas 3:28, Col3:11 entre otros pasajes)  Entender estas cosas ayudaría a despejar dudas y bajar los ánimos en general.

Otras cosas que deseo ayudar a aclarar…

1. ¿Es solo cuando Ortiz lo hace o en general ver citada la Biblia en un artículo te parece “una práctica sandia, impertinente y de mal gusto”? ¿O es el hecho de citarla de vuelta tú? En cualquier caso eres libre de expresarlo, solo que no introduzcas el artículo como  “…respuesta (imagino que objetiva) que busca esclarecer el debate…”

2. ¿Por qué presentar la mera sexualidad de alguien como un mérito que lo hace héroe? ¿Eso es sensato? ¿Reducir las causas del éxito de Alejandro Magno, Da Vinci, Miguel Ángel, Whitman a la homosexualidad que practicaron es algo sensato?

3. Cuando defines el Cristianismo como “la ideología de pastores de cabras que habitaron los desiertos del Medio Oriente en la Edad de Bronce” creo que entiendo tu indignación, si el cristianismo fuera eso yo no me aventuraría a escribir estas breves líneas, y sobre todo, algo así fuera hoy material de museo o un antiguo patrimonio intangible perdido hace milenios. Pedro, con aprecio te digo, no fuiste objetivo, sacrificaste grandes verdades útiles para todos, no sé si para calentar el horno a Ortiz o si fue solo la prisa.

Está muy de moda decir que el Cristianismo es de la Edad de Bronce, 3,300 a C hasta 1,300a C , ¿por qué dices esto tú también?  Solo el contenido del Pentateuco y Job (solo 6 libros del Antiguo Testamento, que además son escrituras del Judaísmo) pertenecen a ese período. A parte de lo errada que es esta datación, algunas personas usan este concepto para hacer alusión a lo viejo que es el Cristianismo, razón por la cual “no debe ser tenido en cuenta”. En cualquier caso, ¿en serio debemos usar esa lógica? o sea, si la edad de algo dicta su pertinencia, entonces ¿qué hacemos con la homosexualidad? Según Wikipedia el primer record de una posible pareja homosexual data de 2,400 a C  (dentro de la Edad de Bronce), es una imagen Egipcia llamada Khnumhotep and Niankhkhnum. Creo que nos queda claro que la sola edad de algo no debe ser una razón válida para descartarlo, deben haber razones salidas del análisis en cualquier caso. Hay que estudiar críticamente los contenidos y debatir su pertinencia.

Debo decir que tengo la meta y la orden de, diariamente, respetar y amar a todo el mundo. Por supuesto eso incluye personas que practican la homosexualidad. Esa es parte fundamental del llamado cristiano. Contribuir para que otros conozcan críticamente a Jesús también. Exhorto a cualquiera que no esté de acuerdo con la postura biblica sobre la homosexualidad, a no descartar el critianismo sin primero entender su valor extraordinario. La homosexualidad es una conducta sexual, el Cristianismo es toda una cosmovisión ¿Es sensato igualar estas dos cosas en los debates? ¿Si el cristianismo no responde como queremos lo obviamos completamente y lo ridiculizamos sin entenderlo? ¿Qué va a pasar si finalmente llega el día en que la religión de más adeptos en el mundo ya no sea esa que ordene a todos sus seguidores amarse entre sí por los méritos de un ser moralmente perfecto? Ese es el desarrollo sostenible inmejorable. Cuando la mayoria comparta le fe de que no tenemos valor intríseco, de que no hay metafísica (en términos Socráticos), la fe de Sartre y De Beauvoir en una idea insostenible de libertad en la que hacemos todo solo porque podemos hacerlo, más allá de considerar si hacemos mal o hacemos bien. Cuando ya nadie ponga atención a Kierkegaard, a Solzhenitsyn, a Wittgenstein, a Habermas. Cuando nos veamos en la silla patética de Maximilien Roberspierre durante la Revolución Francesa, inventando un cascarón de religión al vapor para cubrir el vacío dejado en la gente cuando les pedimos que crean que no hay Dios, para apaciguar las orgías de anarquía que surjen cuando ya nadie tiene porqué perseguir hacer el bien de la totalidad de los individuos 24/7.  Podemos ampliar estas cosas y hablar muchas otras luego, ya debo cerrar por razones de agenda. Más adelante, cuando tenga un poco de tiempo para hacerlo, me gustaría contribuir al debate sobre la homosexualidad, ya no comentando tu artículo.

Finalmente, fíjate que no cuestiono tus críticas al contenido de los escritos de José Alberto, más bien preocupan algunos de los complementos y deducciones que presentas como ya te lo mencioné antes por aquí.  Igual voy a leer los artículos de él que señalas.

Te considero un amigo, y un escritor que debe ser tenido en cuenta, solo que no a estos costes en mi opinión. Cuando tengas tiempo me encantaría oírte mejor sobre estos temas para entenderte mejor.

Atentamente,

Jesús D’Alessandro

 

 

 

Anuncios

From → Categoría

4 comentarios
  1. Gustavo Rodriguez permalink

    Saludos. No conozco a ninguno de los dos exponentes, ni soy dado a exponer comentarios por estos medios. Sin embargo, la humilde pero sólida argumentación de Jesús D´Alessandro debe ser aplaudida. Por otro lado, dentro del contexto del espíritu cristiano, extiendo mis saludos con ese amor y misericordia que solo Dios puede generar para pcabiya, señalándole que el verdadero amor es aquél que nos señala nuestros defectos para que sean corregidos. Ese ese es el propósito de la Biblia. Las evidencias de multiplicidad de maldad del mundo de hoy son suficientes para demostrar que no andamos bien y alguien debe señalarnoslo, y ese alguien es el Dios de la Biblia. Que la Gracia que es en Cristo Jesús sea sobre usted!

  2. Gracias Pedro por tu aprecio y por tomarte el tiempo de escribir todas tus observaciones. Con gusto al terminar mis compromisos del fin de semana podemos continuar esta conversación tan constructiva a mi juicio. Era tiempo de hacer academia. Abrazos

  3. Gracias por defender la posición de nuestra fe con tanta claridad y agudeza, pero sobre todo a nuestros amados pastores quienes deben cuidar las ovejas y al mismo tiempo deben defenderse de tantos ataques de personas que no valoran su sacrificio y trabajo. De nuevo gracias.

  4. ¡Hola, Jesús! ¡Cuánto tiempo! Me alegra verte involucrado en este debate; como bien habrás podido darte cuenta, tus correligionarios lo único que logran con sus histerias es que más y más personas descarten la religión como una alternativa sensata para vivir en sociedad. Créeme: si todos los cristianos fueran como tú, otro gallo cantaría. Aún así, cristiano eres, y me permito responderte.

    “1. ¿Es solo cuando Ortiz lo hace o en general ver citada la Biblia en un artículo te parece “una práctica sandia, impertinente y de mal gusto”? ¿O es el hecho de citarla de vuelta tú? En cualquier caso eres libre de expresarlo, solo que no introduzcas el artículo como “…respuesta (imagino que objetiva) que busca esclarecer el debate…””

    Citar la Biblia o blandirla para autorizar lo que se dice es una simple impertinencia, siempre. Presupone que el interlocutor reconoce la biblia como un documento del que emana esa autorización, y eso es una burda petición de principio. Es peor cuando el tema a discutirse es precisamente la religión o la biblia misma, porque utilizar el documento que se pone en tela de juicio para dirimir la cuestión es sencillamente un disparate. Y un disparate que tiene nombre: se llama razonamiento circular. Ejemplo:

    Alberto: “Dios existe.”
    Pedro: “¿Cómo lo sabes?”
    ALberto: “Porque la biblia lo dice.”
    Pedro: “¿Y por qué debo creerle a la biblia?”
    Alberto: “Porque la biblia fue escrita por dios.”

    ¿Te parecería o no una estupidez que yo empezara ahora mismo a respaldar mis palabras con citas de Harry Potter? ¿Qué me dirías? Rehusarías, sin duda, a aceptar mis citas como válidas para el argumento, y te importaría muy poco que Harry Potter fuera para mí la fuente de toda sabiduría. Sospecho que me ridiculizarías, y estarías en lo correcto, puesto que sería ridículo. De todas formas, y como sé que Ortiz sí considera la biblia un documento autorizado, se la cité de vuelta.

    2. “Inicialmente veo que señalas el Cristianismo, o sea, el Nuevo Testamento, como algo mágico, contrario a la razón y al desarrollo, ¿esto significa que conoces el Nuevo Testamento, su contexto y sus efectos en las sociedades, y que tu conclusión es precisamente esa?”

    Aunque este es un argumento ad hominem que busca descalificarme, te satisfaré. Crecí en un hogar católico ortodoxo, criado por una catequista de capa y espada que, además de farmacéutica, hizo estudios de teología. Mi primera lectura fue la biblia. Y mi segunda. Y mi tercera. Estudié en colegios católicos. Obtuve mi maestría en literatura medieval europea, lo cual significó estudiar a fondo la patrística. Justino Mártir, San Agustín, Eusebio, Orígenes, Santo Tomás, Celso… estos eran los libros de mi mesita de noche. Aparte de esto, no te soy extraño, de modo que me conoces como un lector perspicaz y maestro hábil. No sostengo lo que sostengo por ignorancia del tema, al contrario: sostengo lo que sostengo a raíz de lo que sé sobre el tema. ¿Que podría estar equivocado? Claro que sí: demuéstrame con buenos argumentos y evidencia en qué y cómo.

    3. “Los cristianos seguimos las enseñanzas de una persona ubicable académicamente en el tiempo y el espacio que, juzgando por la dimensión incomparablemente liberadora de su filosofía, es consecuentemente incomparable.”

    Sabes perfectamente bien que Jesús no es ubicable ni en el espacio ni en el tiempo, y que esa es una de los grandes problemas de la historiografía cristiana. No existe ni una sola referencia contemporánea a Jesús, ni a los eventos mágicos y extraordinarios narrados en los evangelios… excepto por un párrafo de Flavio Josefo, demostradamente falsificado por Eusebio. Más importante aún, recibimos de la antigüedad solo aquello que no logró quemar el increíblemente poderoso aparato totalitario de la Iglesia, empeñada en cuadrar su dogma. Lo siento, Jesús, pero el Jesús de los evangelios no aparece en ninguna referencia independiente, y no podría ser de otra manera, porque se trata de un personaje mítico, literario, alegórico, que ciertas sectas gnósticas de judíos helenizados, probablemente de Alejandría, y de inclinación literalista, erróneamente interpretaron como histórico. La bibliografía está ahí… pero el problema con los creyentes indoctrinados es que no sacan el hocico de la biblia ni de las páginas de los apologistas. Viven en el cerrado mundo de los que creen lo que creen porque creen. Yo consumí esa literatura también, pero la redondeé con lo que tenían que decir otros estudiosos, no comprometidos a priori con una ideología. ¿Puedes tú decir lo mismo? Atrévete a salir del cómodo mundo de la apología, termina de leer lo que hay allá afuera, y entonces discutamos este punto.

    4. “Está muy de moda decir que el Cristianismo es de la Edad de Bronce, 3,300 a C hasta 1,300a C , ¿por qué dices esto tú también? Solo el contenido del Pentateuco y Job (solo 6 libros del Antiguo Testamento, que además son escrituras del Judaísmo) pertenecen a ese período. A parte de lo errada que es esta datación, algunas personas usan este concepto para hacer alusión a lo viejo que es el Cristianismo, razón por la cual “no debe ser tenido en cuenta”.

    Nunca dije que los evangelios fueran de la edad del bronce. Estoy consciente de que solo el Pentateuco data de esa época, precisamente los cinco libros de los cuales emana la exhortación contra la homosexualidad que tanto les gusta citar a los evangélicos, tema de mi ensayo. Ciertamente, los hombres y mujeres modernos NO podemos regirnos por preceptos que datan de una era superada. Hoy sabemos, por ejemplo, que es moralmente reprehensible asesinar a los hijos desobedientes, como manda Deuteronomio. Hoy sabemos que no es correcto esclavizar a otros seres humanos, como dice Éxodo. Si hoy día alguna persona viviera a pie juntilla lo que prescribe el pentateuco, acabaría en la cárcel, pues tendríamos que separalo de la sociedad y protegernos de él. Lamentablemente, el Petateuco contiene muy pocos elementos de utilidad para la vida moderna. El cristianismo TAMPOCO es relevante en una sociedad moderna, con su insistente pregón contra las mujeres, y sus llamados a la violencia, por un lado, y a la sumisión, por el otro. Y afirmo que esto lo saben incluso los mismos cristianos, quienes, para vivir en sociedad, saben perfectamente que tomar y que dejar de los evangelios, pues reconocen, de manera instintiva y automática, qué partes se ajustan a la moral humana, y cuáles no. En este sentido, hasta en los cristianos vemos una moralidad que no depende de la biblia y según la cual AJUSTAN lo que usan de la biblia. Quiéraslo o no, en este punto, tu propio comportamiento me da la razón.

    5. “En cualquier caso, ¿en serio debemos usar esa lógica? o sea, si la edad de algo dicta su pertinencia, entonces ¿qué hacemos con la homosexualidad?”

    Sabes perfectamente bien que estás equiparando aquí chinas con botellas, pero como se trata de una infracción retórica menor, te la señalo y la paso por alto.

    7. “No me malinterpretes, hubiera sido muy valioso ver una visión antagónica a la de José Alberto, eso solo enriquece el debate y nos motiva a todos a encontrar verdad. Pero todo se volvió, parece, una visión antagónica a la existencia de José Alberto. Un rechazo que parece dogmático y airado hacia el dogmatismo que ves en Ortiz.”

    Cita textualmente una sola instancia en la que ataqué o antagonicé “la existencia misma de José Alberto”. En mi artículo hice dos cosas; imité los recursos retóricos de Ortiz para “virarle la tortilla”; y acto seguido desmonté sus ideas y su exposición de las mismas. Ninguno de mis argumentos fue ad hominem, a menos que estés pensando en ese pasaje en el que dije que Ortiz era un caso perdido (¿no lo es?) Los creyentes suelen cometer esta falacia demasiado frecuentemente. Entienden que atacar la idea que profesan es atacarlos a ellos mismos, y de esta forma buscan proteger la idea, pidiendo protección y respeto para sí. Lo siento, amigo mío, pero esa chulería no va conmigo. Si ahora mismo tú me dijeras que la teoría del Big Bang es un soberano disparate, ¿no sería una completa sandez ripostar que me ofendes personalmente y buscar de esa forma desarmar tu aseveración? Ninguna idea, el cristianismo incluido, está por encima del análisis, de la crítica, NI DE LA RISA, que es, en cierto modo, un análisis. Pedir para sus ideas la protección de lo sagrado, para que ni sean analizadas, ni escudriñadas, ni parodiadas, ilustra perfectamente la deshonestidad intelectual fundamental de los creyentes.

    8. “Cuando defines el Cristianismo como “la ideología de pastores de cabras que habitaron los desiertos del Medio Oriente en la Edad de Bronce” creo que entiendo tu indignación, si el cristianismo fuera eso yo no me aventuraría a escribir estas breves líneas, y sobre todo, algo así fuera hoy material de museo o un antiguo patrimonio intangible perdido hace milenios.”

    Lee otra vez. La ideología que defino aquí es la que utiliza Ortiz para su catilinaria, salida del Pentateuco. Siendo esto así, ¿exactamente qué parte de esta aseveración es falsa? ¿Pastoreaban o no pastoreaban cabras los autores de esos libros? ¿Vivían o no vivían en los desiertos y oasis del Medio Oriente? ¿Pertenecían o no pertenecían a la edad del bronce? Que no te guste como suena no quiere decir que sea falso.

    8. “Los diferentes renacimientos científicos y culturales desde Carlo Magno hasta el mismo Renacimiento Italiano fueron emprendimientos cristianos, el concepto de la educación de las masas también (ej. Cathedral Schools en tierra firme, las reformas de Thomas y Margaret More en Inglaterra).”

    Y en el mundo árabe, todos los diferentes renacimientos científicos y culturales fueron emprendimientos islámicos. ¿Acaso tenían alguna otra opción? En sociedades en la que se persigue la heterodoxia OBVIAMENTE todo lo que sucede debe suceder dentro de la ortodoxia. Que algo suceda en el contexto del cristianismo no quiere decir que sea cristiano o DEL cristianismo. Eso es una falsa equivalencia… Y sin embargo, discrepo. Todo los grandes renacimientos culturales y científicos se han dado A PESAR del cristianismo y a riesgo de la hoguera, excepto, quizá, durante el Renacimiento europeo, y solo porque la iglesia relajó su vigilancia y su persecución. No veo cómo puedas estar en desacuerdo con esto.

    9. “Debo decir que tengo la meta y la orden de, diariamente, respetar y amar a todo el mundo.”

    Yo tengo la misma meta, pero no me lo ordena un ser imaginario, sino la razón. Se puede ser bueno y moral sin ser teísta, Jesús, y aquí sí afirmar lo contrario ofende a los millones de seres humanos que son buenos sin creer en tu dios ni en ningún dios, pues los relegas al zafacón de la moralidad sencillamente porque no profesan tu fe. No te maravilles de que se pueda ser bueno sin un dios, sino que tenle compasión a quienes necesitan un dios para ser buenos.

    10. “Cuando nos veamos en la silla patética de Maximilien Roberspierre durante la Revolución Francesa, inventando un cascarón de religión al vapor para cubrir el vacío dejado en la gente cuando les pedimos que crean que no hay Dios, para apaciguar las orgías de anarquía que surjen cuando ya nadie tiene porqué perseguir hacer el bien de la totalidad de los individuos 24/7.”

    ¿Qué tal si en lugar de indoctrinar a las personas con mitología y magia, los educáramos? No veo que Suecia ni Dinamarca ni Noruega ni ninguna otra sociedad predominantemente atea esté sumida en el caos anárquico que mencionas. Sí veo en esas sociedades ciudadanos altamente educados y bajos índices de criminalidad y corrupción. El caos que describes lo veo más en sociedades muy religiosas o teocráticas. Lo siento, pero estás entendiendo el asunto completamente al revés. Es la religión la causante de la división y el caos y la guerra, y no creo que tenga que ponerme a citar fuentes para evidenciarlo; ponte a ver las noticias o lee cualquier libro de historia. Ningún ateo está matando a nadie en nombre del ateísmo. No puede ser de otra forma, puesto que el pensamiento irracional genera comportamientos irracionales. Es más fácil para un creyente que para un ateo romper la ley o ser violento, puesto que su estándar moral emana de un ser imaginario que puede ser utilizado para justificar lo que sea sin tener ninguna necesidad de mostrar evidencia. Solo se necesita fe en que eso es lo que quiere su dios. Abundan los estudios en los que famosamente los ateos salimos mejor parados en cuestiones de moralidad que los creyentes. Por eso, contrario a ti, entiendo que este mundo solo conocerá la paz cuando se libere de las cadenas de la religión.

    11. “Por otro lado, los invito a buscar en los textos bíblicos cristianos cuales son las enseñanzas que justifican los asesinatos a personas ilustres solo porque no piensan igual, o que justifican las Cruzadas, la Inquisición, las Guerras de la Religión entre Francia, Inglaterra y España, la pedofilia, el afán por dinero o poder de muchos líderes evangélicos y todas las demás locuras hechas en nombre del Cristianismo. Se darían cuenta de que el Cristianismo condena todo eso, y que los individuos que hacen estas cosas desde las iglesias lo hacen en contra de sus fundamentos, si es que realmente son cristianos.”

    Es una deshonestidad intelectual rescatar para el cristianismo los aciertos y los desaciertos achacárselos a otra cosa. Esta es una falacia que no puedo dejarte pasar. De ser así, yo estaría en mi derecho de achacarles los aciertos a otra variable, y endilgarle los desaciertos únicamente al cristianismo.

    12. “Podemos ampliar estas cosas y hablar muchas otras luego, ya debo cerrar por razones de agenda. Más adelante, cuando tenga un poco de tiempo para hacerlo, me gustaría contribuir al debate sobre la homosexualidad, ya no comentando tu artículo. Finalmente, fíjate que no cuestiono tus críticas al contenido de los escritos de José Alberto, más bien preocupan algunos de los complementos y deducciones que presentas como ya te lo mencioné antes por aquí. Igual voy a leer los artículos de él que señalas.”

    Me parece, Jesús, que esto es lo primero que debiste haber hecho: leer los artículos a los que me referí… y acto seguido comportarte como un buen cristiano, seguir tu mandato de “diariamente, respetar y amar a todo el mundo”, y salir a dar la cara por un grupo oprimido RESPONDIÉNDOLE TÚ a José Alberto Ortiz. Si no quieres que se enargue un ateo de lo que debería estar encargándose un cristiano, prioriza… porque veo que no perdiste mucho tiempo escribiendo un artículo para responderme a mí, defendiendo rápidamente la doctrina en lugar de ponerla en práctica. No por nada dijo San Pablo que la letra mata, pero el espíritu vivifica. Atiende más el espíritu, que no la letra. No te preocupes tanto de lo que pueda pensar o dejar de pensar de la fe que profesas un ateo, y sí preocupáte de lo que piensa o dejar de pensar la gente que profesa tu fe, muchos de quienes, en nombre de Jesús, predican la deshumanizacón, la persecución y la intolerancia.

    También yo te reconfirmo mi amistad y te agradezco tu ecuánime, erudita, apasionada, si bien ultimadamente equivocada, respuesta. Te quiero, te estimo y te recuerdo; encontrarte por los pasillos de UNIBE siempre fue un vaso de agua fresca. Solo por esa razón me he tomado el tiempo de responderte. Cristianos como tú le dan lustre a lo que lentamente se convierte en una cofradía de histéricos motivados por el prejuicio y el odio. Creo que tu tarea evangelizadora debe empezar entre los propios evangélicos. Ojalá este sea el primero de muchos intercambios. Un gran abrazo.

Comenta aquí...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: